PUEBLA & TLAXCALA





Empezando el recorrido del Sureste, encontramos el estado en donde a nuestro juicio, se encuentra la mejor cocina Mexicana y es Puebla. Sus chalupas, cemitas, chiles en nogada, pipianes t demás platillos han colaborado a que la UNESCO la considere como un bien intangible Patrimonio de la Humanidad. La bella Angelópolis es un ejemplo viviente de una hermosa ciudad colonial y cuya biblioteca Palafoxiana es digna de admiración. Cholula y sis 365 iglesias, junto con Cuetzálan, froman parte de los “pueblos mágicos” de México
Un estado pequeño en territorio, pero enorme turísticamente hablando es Tlaxcala, la bella capital, Huamantla, y los tesoros arqueológicos de Cacaxtla y Xochitécatl.
Unos de los estados más extensos longitudinalmente hablando es Veracruz,

asentamiento de la cultura madre “Olmeca” y cuya cultura Totonaca nos dejó el hermoso Tajin para que nos regocijemos con su bella arquitectura. Los apacibles pueblos de Catemaco, Coatepec y Tlacotalpan nos llenan de música el corazón. La hermosa ciudad Veracruzana, llena de historia y cuyo puerto ha enlazado desde tiempo atrás a México y el mundo. Por último sin quitar el dedo del renglón de las bellezas naturales y deportes extremos que se pueden practicar en este destino
El estado de Tabasco, el estado más húmedo de México, es el territorio a donde más al Oeste se encontraron yacimientos de la cultura Maya, como lo es en Comalcalco. En Villahermosa se encuentra el interesante parque-museo la Venta con cabezas colosales de la Cultura Olmeca.







Puebla

Conocida como la "Ciudad de los Ángeles" y Patrimonio Cultural de la Humanidad, Puebla se ubica a 136 km de la ciudad de México. Su clima es templado, con veranos frescos, semihúmedos y lluvias durante el verano y principios del otoño; su temperatura media anual es de 16°C.

Esta ciudad cuenta con alrededor de 5,000 edificios coloniales de tendencia principalmente barroca del s.XVI, entre los que destaca su catedral, ejemplo perfecto de la belleza arquitectónica de la ciudad. El trazo perfecto de sus conventos, parroquias y plazuelas, parece haber sido realizado de la mano de los mismos ángeles. La riqueza cultural de esta ciudad no sólo está plasmada en su arquitectura; su gastronomía conjuga perfectamente la herencia prehispánica, árabe, francesa y española, que se ve reflejada en sus famosos platillos como los chiles en nogada y el mole poblano, que han adquirido fama mundial.

Lo mismo sucede con sus productos artesanales como la Talavera poblana, el árbol de la vida, las pinturas en papel amate y los caprichosos diseños en ónix y mármol; todo dispuesto para los visitantes de sus bellos y tradicionales mercados y plazas de artesanías. Vestida de cantera gris, Puebla es la quinta ciudad más grande de México. En sus calles de traza reticular descubrirá maravillosos rincones e imponentes fachadas adornadas por balcones de herrería. En sus alrededores encontrará bellezas naturales donde realizará diversas actividades al aire libre; no deje de visitar el Parque Nacional Izta-Popo, el Parque Nacional La Malinche o la Reserva de la Biosfera del Valle de Tehuacán, la más grande del mundo.

Cholula

Se ubica a 9.2 Km. de la Ciudad de Puebla. Su clima es templado-subhúmedo con lluvias en verano. Entre sus festividades más importantes están la del Apóstol San Andrés, la de San Isidro Labrador, la de la Santísima Virgen de los Remedios y la de San Diego de Alcalá. De su artesanía destacan las alfombras florales, las figuras labradas en cera para las fiestas patronales, velas y figurillas indígenas de uso ritual. Durante su visita a este sitio no puede dejar de conocer la zona arqueológica, que reúne siete basamentos entre los que destaca la pirámide dedicada a Chiconahui Quiahuitl, con una base de 400 m por lado que la convierte en el basamento piramidal más grande del mundo. Desde la plaza principal de esta población podrá admirar la iglesia de los Remedios, la parroquia de San Andrés Cholula, la iglesia de Santa María Tonantzintla y iglesia de San Francisco Acatepec, magníficos ejemplos de la arquitectura barroca de los S.XVI y XVII.

Santa María Tonantzintla

Localizado a unos 20 minutos al Oeste de la capital poblana, por la carretera federal a Atlixco, se encuentra Santa María Tonantzintla, una pequeña población que recuerda a la diosa Tonantzin y la Virgen María, cuyas calles conducen a un verdadero tesoro, es la Iglesia de Santa María.

Se cree que la iglesia fue edificada sobre un templo prehispánico dedicado al antiguo culto a la diosa referida líneas arriba. La devoción de los indígenas por esa divinidad da nombre a la comunidad (Tonantzintla), que quiere decir Lugar de nuestra madrecita. El templo dicta la tradición fue levantado por un artista indígena en el siglo XVII, aunque fue casi un siglo después cuando se terminó la obra, la fachada está recubierta de ladrillos y azulejos de talavera.

Lo más destacado es el interior, pues su yesería multicolor ofrecen un marco sensacional, además prácticamente todo tiene alto-relieves con iconografía mexicana. Es posible ver ángeles morenos, frutas, penachos de pluma y figuras con rasgos indígenas.

Cacaxtla

Ubicada a 19 km al suroeste de la ciudad de Tlaxcala, la antigua ciudad de Cacaxtla constituye uno de los más importantes hallazgos arqueológicos del siglo XX, por su impresionante conjunto mural, uno de los más extensos y en mejor estado en toda Mesoamérica, en el que se aprecian claras influencias maya, teotihuacana, mixteca zapoteca y nahuatlaca.

Sus antiguos habitantes, los misteriosos Olmeca Xicalanca, de cuyo origen no se tiene aún certeza, son todo un enigma y confirma un intercambio cultural intenso en la época prehispánica. No deja de sorprendernos ver en Tlaxcala tan extraordinarios murales de figuras mayas y glifos en náhuatl, ideas y formas de dos áreas muy distantes y distintas que se fundieron en una extraordinaria creación pictórica, por la riqueza de su simbología que nos narra historias épicas y míticas que son un reto para nuestra comprensión. Además del impresionante mural del Templo Rojo que aparece al inicio de esta página, te presentamos a continuación algunos de los bellos y enigmáticos murales que puedes admirar en Cacaxtla. Tienes que ver además el mural llamado de La Batalla, de más de 25 m², que es el más extenso del México antiguo, el cual seguro te sorprenderá.

Xochitecatl

Allí se encontraron representaciones de ranas, serpientes, mujeres embarazadas y parturientas. Su época temprana da claras muestras de influencias culturales teotihuacanas, cholultecas y totonacas. Entre sus principales edificaciones destaca la Pirámide de las Flores que por el área de su base es la cuarta más grande de Mesoamérica, equiparable en tamaño con la Pirámide de la Luna de Teotihuacan. Al pie de sus escaleras hay dos grandes pilas monolíticas, que eran llenadas con agua como símbolo de purificación y algunos sugieren que los espejos de agua de las pilas servían para observar las estrellas. De hecho, en el equinoccio de primavera, podemos apreciar en esta Pirámide un espectáculo admirable, cuando el Sol nace y muere, pasando por el centro de los dinteles de piedra colocados allí por sus antiguos habitantes, lo que demuestra su avanzado conocimiento de la mecánica celeste. Su Pirámide de la Espiral es única en su género, seguramente dedicada a Ehécatl, Dios del Viento. La Pirámide de la Serpiente es llamada así por haberse encontrado allí, dentro de otra pila monolítica, una escultura con cabeza de serpiente de 1.70 m de alto, la cual aún permanece in situ.