CAMPECHE





Sin lugar a dudas, el tesoro mejor guardado de México.
San Francisco de Campeche fue reconocida por la UNESCO en diciembre de 1999 como “Ciudad histórica fortificada de Campeche”. Fue nombrada Patrimonio Cultural de la Humanidad gracias a sus construcciones representativas de la arquitectura militar de los siglos XVII y XVIII; sus viviendas tradicionales con influencia andaluza y caribeña, y su modelo de urbanización de ciudad colonial barroca.
En cuanto a arqueología se refiere, se encuentran varios impresionantes y poco explorados sitios arqueológicos como Calakmul, Hormiguero, Xpuhil, Chicanna, Balamku, Becan, y Rio Bec. La Ruta de los Chenes es uno de los recorridos más fascinantes de Campeche, las zonas arqueológicas que la integran -Hochob, Tabasqueño y Santa Rosa Xtampac- carecen de grandes construcciones, sin embargo, quien decide recorrerlas se sorprenderá gratamente con la excelente conservación de los edificios y su misteriosa fusión con el entorno natural.Edzná, que en maya significa

"La casa de los hombres sabios del agua”, es uno de los más importantes sitios arqueológicos del Mundo Maya, el número de visitantes es reducido, lo que permite una exploración pausada y contemplativa.
En cuanto a reservas naturales no podemos dejar de mencionar que Calakmul es la segunda biosfera en importancia en América solamente detrás del amazonas y es el hogar de la mayor extensión de selva tropical en México. La diversidad de vida silvestre y de vegetación tropical es sorprendente; alberga 86 especies de mamíferos (jaguar, puma, ocelote, tigrillo, jaguarondi, oso hormiguero, mono araña, mono aullador, tapir, entre otros). También alberga alrededor de 282 especies de aves, 50 especies de reptiles, 400 tipos de mariposas y 73 tipos de orquídeas silvestres.
Artesanías finas podrán encontrar, hamacas y los famosos sobreros de Jipi en Bécal.







Campeche

Al establecerse la villa española en lo que hoy es la plaza principal, siendo un pueblo situado junto al mar siguió el modelo renacentista del trazo en cuadricula, es decir, con sus calles “derechas traviesas” como un tablero de ajedrez, y en uno de sus cuadros, próximo al mar, se construyo la plaza que, según ordenanzas de la Corona Española, debía servir para las fiestas y ceremonias del pueblo; sin embargo esta fue ocupada únicamente por el rollo o picota, una especie de columna que servía como símbolo de poder y justicia española.

En torno a la plaza se alinearon los edificios que daban legitimidad a los poderes del conquistador: una parroquia con la advocación de Nuestra Señora de la Purísima Concepción (actual catedral), cuya primera fábrica fue de palma, el Astillero, la Aduana, la Audiencia y las casa de los conquistadores más importantes. Campeche entera es un pedazo de historia, en sus calles y callejones se siente la presencia de los conquistadores españoles, de los invasores piratas, de las luchas civiles del siglo XIX.

En la actualidad el centro histórico de la capital del estado de Campeche, nervio principal del de las actividades comerciales, culturales, administrativas y turísticas, es una amalgama de construcciones de los siglos XVI, XVVII, XVIII y XIX, como son sus edificaciones con arquitectura militar, civil y religiosa, así como de complejos de oficinas y casas habitación del siglo XX, ubicadas en áreas ganadas al mar

Durante la época colonial de prosperidad comercial, Campeche fue creciendo hasta convertirse en una ciudad de grandes mansiones, con techos altos que hacen más frescas las habitaciones, balcones con herrería y majestuosos arcos interiores. Han sido restauradas más de 1600 fachadas en el Centro Histórico y los barrios de San Román, San Francisco y Guadalupe.

En Campeche se desarrollo una arquitectura religiosa sencilla y caracterizada por sus aspectos militares como anchos muros, contrafuertes y almenas. Cuando se hicieron las primeras construcciones franciscanas se pensó en las posibles sublevaciones indígenas y en la necesidad que tendría la población española de resguardarse. Con el paso del tiempo surgió otro motivo por el cual las iglesias debían tener características de fortalezas, este motivo fue la constante incursión de piratas a la Villa de San Francisco de Campeche.

Desde el s. XVI, después de la fundación de la Villa, se inició la construcción de edificios militares. Las construcciones de la primera etapa se modificaron o destruyeron con el tiempo; la segunda etapa comienza con la construcción de la muralla en 1686 y la tercera etapa a fines del s. XVII cuando se construyen los reductos y las baterías de costa.

La construcción de la muralla se dio como consecuencia del gran auge económico y comercial que surge en aquel tiempo. La muralla tenía 8 baluartes y cuarto puertas al exterior, y estaba reforzada por el fuerte de San Miguel con sus dos baterías, San Luis y San Fernando (hoy desaparecida); y el fuerte de San José el Alto con sus baterías San Lucas y San Matías.

Edzná

Su nombre significa “Casa de los Itzáes”. Las primeras evidencias de ocupación en este asentamiento se remontan al 400 a. C. Posteriormente se dio la paulatina decadencia del sitio hasta su total desocupación en 1450. En el Valle de Edzná, en el estado de Campeche, se encuentra una de las ciudades mayas más interesantes por los adelantos tecnológicos descubiertos en ella.

Debido al tipo de suelo, el valle se inunda en temporada de lluvias y conserva una alta humedad casi todo el año. Para remediar este inconveniente los mayas desarrollaron un avanzado sistema de obras hidráulicas: una red de canales drenaba el valle y el agua era conducida hacia una laguna, que fue transformada en represa mediante muros de contención, mientras que otros canales servían para irrigar los campos. Esto propició un grado óptimo de humedad en la tierra para el cultivo intensivo en tanto que los canales proporcionaban abundante pesca, además que eran usados como vías de comunicación y en algunos casos servían como defensa.

Las plazas tenían un magnífico sistema de desagüe y el agua de la lluvia llegaba a depósitos artificiales llamados chultunes. Edzná contaba con numerosos edificios religiosos, administrativos y habitacionales distribuidos en una superficie de 206 kilómetros cuadrados aproximadamente.

En el conjunto central o Gran Acrópolis, destaca el "Templo-palacio" formado por un basamento piramidal escalonado de cinco cuerpos que tienen hacia el exterior numerosas habitaciones, y una construcción en la parte superior que constituye el templo propiamente dicho. La planta del santuario tiene forma de cruz y su techo conserva remates de crestería, alguna vez decorada con figuras moldeadas en estuco.

Sumamente interesante es la escalera de este edificio, ya que sus peldaños tuvieron grabado un texto jeroglífico, quizás relacionado con la historia de la ciudad, donde se ha podido descifrar la fecha 652 D.C.. Asimismo, la gran plaza estaba decorada con estelas labradas dedicadas a sus dioses, a sus gobernantes y a conmemorar eventos importantes de su vida política y religiosa. El valle de Edzná fue habitado desde época muy temprana, pero como sucedió en casi todas las ciudades mayas alcanzó su máximo esplendor hacia el año 1000 de nuestra era, cuando todos los majestuosos edificios estaban en uso.

Xpujil

Debe su nombre a una aguada cercana llamada del mismo modo que en maya se refiere a una planta herbácea conocida por su forma como “cola de gato”. Las primeras evidencias de ocupación humana en el sitio datan del año 400 a.C. Su auge reflejado principalmente por su arquitectura, parece haber sido durante el Clásico Tardío (años 600-800 de nuestra era) y su decadencia se dio hacia el Postclásico Temprano en el año 1200 aproximadamente. Está integrado por aproximadamente 17 grupos arquitectónicos y numerosas plataformas de carácter habitacional dispersas a lo largo de una superficie aproximada de 5 km. cuadrados. Los primeros 4 edificios que se encuentran al norte de la carretera, son las Estructuras I,II,III y IV.

Calakmul

La Reserva de la Biosfera de Calakmul fue creada mediante decreto presidencial de fecha 23 de mayo de 1989, dentro del Sistema Nacional de Areas Naturales de Reserva de la Biósfera, con una superficie total de 723,185-12-50 Has., ubicadas en los municipios de Champotón y Hopelchén, abarcando zonas núcleo y la zona de amortiguamiento.

La fauna de la región de Calakmul, que se identifica claramente con región la zoogeográfica neotropical, y en particular, con la provincia yucateca, contiene especies consideradas como raras, endémicas, amenazadas o en peligro de extinción, tales como el ocelote, el jaguar, el jaguarundi, el tigrillo, los monos aullador y araña, el hocofaisán, el pavo ocelado y el loro mejillas amarillas, que es imperativo conservar y proteger.

En la región están representadas especies maderables como el guayacán, la caoba, el cedro, el palo de tinte o de Campeche, mora y coroz; especie industriales como el chicozapote y el hule; especies forrajeras como el ramón y especies frutales como el zapote negro, nance, mamey, ciricote, xanixté y guaya.

En el área se localizan pequeños manchones aislados de suelos que en la terminología Maya se denominan "akalché", los cuales son profundos e inundables, que contienen vegetales como el camalote, coquillo, cebolleta, zacate salado, lambedora, popales de varios géneros, guiro, taiste, chiat y chucum.

La zona arqueológica de Calakmul se encuentra al sureste del estado de Campeche, aproximadamente a 30 kilómetros de la frontera con Guatemala, dentro de la reserva de la biosfera de Calakmul. El acceso a la zona, desde la ciudad de Campeche, se realiza por la carretera México 261 rumbo al sur, hasta llegar a la ciudad de San Francisco Escárcega de donde se toma la carretera Escárcega-Chetumal (México 186). En el kilómetro 95 se pasa por el ejido Conhuás donde se toma la desviación al sur por un camino pavimentado de 60 kilómetros hasta llegar al sitio.

Calakmul, fue una de las ciudades más importantes de la región maya central. Su desarrollo urbano incluyó la edificación de conjuntos palaciegos que conformaron grandes acrópolis con edificios en torno a plazas y patios, así como las dos grandes pirámides que dominan la selva y que dan nombre a este sitio: Calakmul, "dos montículos adyacentes"

El proyecto se fundamenta en un concepto ecoarqueológico que busca el equilibro entre la volumetría de los edificios intervenidos y la vegetación que los cubría, para crear así contrastes de luz y sombra. Se han intervenido las estructuras IV, V, VI y VII para dar una visión de conjunto a la plaza central, y las estructuras XI o Juego de Pelota y XIII, que forman parte del espacio público de la Gran Acrópolis.

Los mayas clásicos buscaban reproducir el paisaje sagrado del mito de la creación del mundo, y esta duplicación en la arquitectura del espacio y tiempo de la creación santificaba toda actividad desarrollada en su interios: así, el diseño del eje norte-sur de la plaza central es un arreglo simbólico donde la superficie de la plaza representa el mar primordial y los basamentos piramidales montañas sagradas, donde moraban los ancestros y deidades. Las estelas con personajes, sembrados al pie de las montañas o pirámides ceremoniales, simbolizaban árboles de la vida entre los cuales el gobernante fungía como eje del mundo. Las escalinatas que bajaban de las cimas de las montañas de la creación formaban caminos entre el mundo de los seres humanos, y el otro mundo, accesible a través de lugares de poder como la Gran Plaza y aberturas cosmológicas como el juego de pelota.

En esta plaza han tenido lugar hallazgos importantes en la escalinata frontal de la estructura IV-B se encontró un altar y un dintel con la representación de un gobernante que emerge de un monstruo de la tierra bicéfalo en una danza de ascenso al trono. Este hallazgo reviste especial importancia porque los dinteles sólo se habían reportado en sitios como Bonampak o Yaxchilán. Por un texto inscrito en el dintel de una estructura en este último sitio se ha pensado que el personaje representado es Cu íx, gobernante de Calakmul e importante promotor de la alianza entre Calakmul, Caracol, Naranjo, y probablemente Yaxchilán-- contra el poder de Tikal.

El Volcán de los Murciélagos

El Volcán de los Murciélagos es el refugio diurno de una vasta cantidad de murciélagos de ocho diferentes especies; constituye un lugar apropiado para su reposo, reproducción y protección contra sus depredadores naturales. Esta cueva está considerada entre las diez cuevas cuya conservación resulta prioritaria en México. Para una mayor apreciación de su importancia, basta con saber que las cuevas con poblaciones superiores a 50,000 individuos (la población del Volcán de los Murciélagos se estima entre 800,000 y 1’000,000 de individuos) son pocas, escasas en zonas tropicales como lo es la Península de Yucatán; así mismo, las cuevas que funcionan como refugio de más de dos especies de murciélagos a la vez, son poco frecuentes. La coincidencia de las dos características antes mencionadas hace de esta cueva un hábitat de extrema rareza y de gran importancia para la región.

Chicanná

Chicanná en español significa “la boca de la serpiente”. La época más temprana de ocupación del sitio se remonta al Preclásico Tardío (300 a.C. – 250 d.C.), cuando el sitio era un pequeño centro dependiente de Becán, que fungía como capital regional. Dada la elegancia y riqueza decorativa de sus edificios, Chicanná ha sido considerado por algunos investigadores como un centro elitista de la Región Río Bec. Se mantuvo ocupado hasta el Clásico Terminal y Postclásico (800-1100 d.C.).

Becán

Su nombre significa "Camino de la serpiente". Sus estructuras corresponden al estilo Río Bec. Está formado por enormes edificios con misteriosas habitaciones y pasadizos ocultos. La ciudad de Becán está circundada por un foso de 1.9 kilómetros de longitud que sirvió para proteger a la ciudad de posibles ataques o de intromisiones extrañas que la pudieran dañar. Está formada por tres plazas, con cuatro estructuras cada una; dos de estas plazas se comunican por un pasadizo de 60 metros, techado con el conocido "Arco falso". Actualmente solo se conservan 25 metros de ese pasadizo. 

Hormiguero

Situada dentro de la región Río Bec, destaca su arquitectura típica de este estilo, su edifico principal está dividido en tres partes, al centro un gran mascarón de una figura de monstruo de la tierra donde la puerta simula ser la boca y la entrada al inframundo. Los datos históricos de este sitio aun están en estudio, sin embargo se sabe que entre el 600 y 800 de nuestra era tuvo su mayor ocupación, esto ya dentro del Clásico Tardío. El sitio tiene tres grupos de estructuras perfectamente delimitadas; una al sur, otra al centro y otra al norte. Los mascarones de Itzamná y del dios Chaac prevalecen en sus construcciones.

Rio Bec

Rio Bec es sobresalientepor las características arquitectónicas y decorativas de sus construcciones, que dieron nombre a un estilo arquitectónico y a una región. Se ofrece, asimismo, información sobre las principales lenguas indígenas y las etnias del estado de Campeche. De hecho, Río Bec es una ciudad constituida por varios grupos de edificios que forman unidades independientes y que ocupan una amplia superficie. El lugar conserva aún los vestigios de un arroyo, que en los tiempos en que fue visitado por Perigny (1908) pudo haber tenido más agua y ser comparado con un río, y que junto con los robles que había en la región (losbecobeecen maya) vino a darle el nombre de "Río del roble". 

Xpicob

En el Programa Tortuguero Puedes participar en actividades del programa tortuguero, como son la liberación de crías de tortuga, la adopción de algunos animales, o en el taller de pintura. La observación de la Bioluminiscencia es la más mágica de nuestras actividades, ver la luz que generan millones de organismos acuáticos, formadores de plancton, que responden al movimiento que generamos en el agua, iluminando nuestro entorno ó el cortejo luminoso que realizan algunos bryozoarios, o la alteración que provocan algunos peces en su desplazamiento; sencillamente es mágico. 

Becal

Risueña localidad con la típica imagen de las poblaciones de tradición maya, en donde se combinan las construcciones con fuerte influencia de estilo neoclásico, con las usuales chozas mayas de planta oval de dos accesos y las simpáticas expresiones de la arquitectura moderna salpicadas de gran sentido popular.

Refiere la “Monografía de Bécal” (Rolando Pérez Rosado, 1993) que en el año de 1872, el señor Tino Chí logró tejer el primer sombrero de Jipi. A principios del siglo XX, la manufactura de sombreros se convirtió en la principal actividad de los habitantes. La Palma de Jipi mide entre uno y dos metros de altura y de la fibra de sus hojas se hacen estos sombreros.

desde ese entonces becal es conocido de manera nacional gracias a la elaboración de los sombreros desde los años 1800

La población posee una agradable plaza en cuyo centro se levanta, a manera de monumento, una adusta fuente formada por dos sombreros, que son el símbolo de la actividad artesanal del lugar.